¿Cómo aumentar mi fertilidad?

Y esta pregunta es tan mencionada en mi consulta, “Teresa, pero ¿cómo puedo yo aumentar mi fertilidad?,

¿Podemos tener opciones a conseguir un embarazo rápido trabajando la alimentación?, ¿cómo me puedo quedar embarazada rápido?, ¿Qué pastilla me tengo que tomar para quedarme embarazada ya?, ¿cuál suplemento milagroso para la fertilidad me tengo que tomar?, ¿Qué recomendación prácticamente impensable para mí me recomiendas para que consigamos un embarazo?

Las respuestas están en tu cuerpo y en la forma en la que te vinculas con él. Es decir, en cómo lo cuidas, en el ambiente que te rodea y en la base genética que tengas y que viene condicionada mínimo por lo que vivió tu madre durante tu embarazo y cómo se alimentó.

Entonces cómo las respuestas las tienes tú y están en ti, empecemos por ti.

Todo comienza por ti

Ya seas hombre o mujer, ya tengas una infertilidad, subfertilidad, o esterilidad. Ya tengas un factor más bien masculino o más bien femenino, míralo de manera integral. Es decir, no aísles ningún sistema, interviene sobre todos los factores, interviene sobre las dos partes que son las que van a concebir.

¿Cuáles son? interviene sobre la fertilidad femenina y sobre la fertilidad masculina.

Y desde ahí tendremos un mejor pronóstico, entendido como embarazo viable y bebé sano y padres más sanos para cuidar a su hijo. 

La clave está en nuestro cuerpo, siempre digo que los síntomas son manifestaciones físicas.

Es decir, nuestro cuerpo nos cuenta que le pasa, y por dónde tenemos que mirar, por dónde tenemos que intervenir o que es lo más prioritario por lo que debemos de empezar.

Así cada estrategia de fertilidad, dentro de poder tener unos puntos comunes es independiente, individual y específica, pero integral para esa persona.

Así la pregunta es sí, puedes mejorar tu fertilidad ocupándote de ti, y de tu salud, así conseguirás influir sobre la misma ocupándote de:

  • Tu alimentación, sabemos que hay patrones alimentarios más beneficiosos y estrategias alimentarias más beneficiosas, además de que haya superalimentos (que ojo no son nada sin el conjunto de la dieta total) que puedan ser muy necesarios introducir de manera más habitual. Mi recomendación revisa lo que comes y modifica a un patrón lo más saludable posible, o al menos lo menos procesado posible y de producto nacional o de cercanía.
  • No es lo mismo lo que comes cocinado en una sartén de hierro forjado que en una sartén óptima libre de disruptores endocrinos. Es decir, sustancias tóxicas que se transfieren al alimento, así no es sólo importante la procedencia del alimento y su calidad en el cultivo sino dónde lo cocinamos.

¿Y tan importante son los disruptores endocrinos?

Pues mucho, de echo se relacionan con malformaciones a nivel reproductivo tanto en el hombre como en la mujer (en esta última muchas veces pasan inadvertidas hasta que buscamos embarazo).

Y que se han gestado propiamente dicho dentro del útero de nuestra madre por la exposición de esta a estos tóxicos.

Si estás interesada en saber más acerca de este tema te dejo aquí el enlace a mi formación sobre el mismo.

  • Ejercicio físico, sí también es importante, pero no seré yo quien me meta en un campo que no es el mío, sólo recordar su importancia y la de que hay que individualizarlo.
  • Descanso nocturno y horarios, es muy importante conocer cual es nuestro cronotipo, es decir, si somos alondras, indeterminados o búhos y en función a esto y a nuestros ritmos de trabajo y demás poder gestionar nuestros horarios para hacer una adecuada sincronización de nuestra secreción hormonal, esto nos ayudará entre otras cosas a disminuir resistencia a la insulina, inflamación celular, entre otras cosas.
  • Estrés, si el estrés condiciona y lo explico en alguno de mis videos sobre el tema y que podrás ver en mi canal de YouTube, es muy importante hacer una adecuada gestión del estrés, esto influirá en nuestra microbiota intestinal, en nuestra forma de alimentarnos, y finalmente en cómo nos sentimos, pero recordemos que la microbiota intestinal es muy importante a nivel fertilidad, y hablaremos largo y tendido de ella.

Conclusiones

Ojo con la alimentación emocional. Es decir, con la ingesta compulsiva de alimentos por frustración o inadecuada gestión emocional, evidentemente esto también se trabaja en consulta.

Estas son algunas de las cosas que desde ya tu puedes hacer para mejorar tu fertilidad, ocupándote de ti, y de tus necesidades disminuirás las patologías que te pueden conducir a una infertilidad, subfertilidad o esterilidad, y contribuirás a tu fertilidad y a tu proceso de reproducción asistida, si es tu caso.

Pd- No existen las pastillas milagro, los suplementos deben de justificarse en función de lo que necesite la mujer o el hombre y de la evidencia de la que disponemos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies