Microbiota Intestinal y Tiroides

La alteración en la microbiota altera la función tiroidea y así podemos afirmar que tiene una gran relevancia en el hipertiroidismo de origen autoinmune o enfermedad de Graves-Basedow, pero ¿qué es la microbiota intestinal?

¿Qué es la microbiota intestinal?

La microbiota intestinal es conocido como el segundo cerebro dada su relevancia en la salud hormonal, metabólica, inmunológica, y neuroconductual de la persona, aunque muchos autores afirman que evolutivamente es el primero y rechazan la teoría del segundo ya que entre otros motivos la red neuronal intestinal es mucho mayor a la del cerebro o SNC (sistema nervioso central).

En este artículo no voy a meterme en mayor profundidad sobre la microbiota, si no sobre el efecto del estado alterado de la misma sobre el tiroides y en concreto, sobre el hipertiroidismo autoinmune, pero seguro que muchos de los que ahora mismo me estáis leyendo os preguntaréis.

SUSCRÍBETE A MI CANAL DE YOUTUBE

¿Cómo puedo saber si tengo un alteración en la microbiota intestinal y esto qué es?

Para ser concreta, unaalteración de la microbiota intestinal puede dar lugar a diferentes cuadros y diagnóstico, pero consiste en al menos un estado de disbiosis de la misma, es decir, un estado alterado de las concentraciones normales de los microorganismos presentes en la misma y por tanto de las funciones que realizan para nuestra salud, por que sí, ya sabemos que los microorganismos no son negativos (no todos) y que tenemos que vivir en paz con los mismos (es decir, en estado de beneficio mutuo).

La prueba que en la actualidad tenemos para diagnosticar un estado de disbiosis es el test de disbiosis intestinal, aunque también tenemos otras pruebas que realizamos en recogida de heces y sangre que nos aportan valor, además de test de hidrógeno,, dónde en función de lo que busquemos se puede hacer más o menos amplio, de manera general sé que tengo un alteración en la microbiota intestinal si tengo síntomas (ojo, cualquier síntoma no es normal), o si tengo patologías como las que en el segundo párrafo os mencionaba:

  • Hormonales y metabólicas: de cualquier hormona, sobrepeso, obesidad, endometriosis, sop, alteración del ciclo menstrual, insuficiencia ovárica precoz, diabetes, colesterol alto, etc,
  • Inmunológicas: patologías de origen autoinmune o patologías inmunológicas, como el lupus, poliartritis, psoriasis, endometriosis, Hashimoto, o hipertiroidismo autoinmune como la enfermedad de Graves- Basedow que tratamos en este post.
  • Neuroconductuales, como la ansiedad, la depresión, la falta de concentración, etc.
    Y desde luego no podemos parar ni las funciones de la microbiota ni los sistemas afectados por su disbiosis aquí, pero de manera general.

Así en la microbiota intestinal influye en el eje tiroideo ya que:

  • Los ácidos grasos de cadena corta afectan a la regulación del sistema inmune y estos se producen a nivel intestinal por la microbiota.
  • Una disbiosis intestinal produce una influencia negativa sobre nuestro sistema inmunitario y regulación inflamatoria promoviendo la aparición
    de enfermedades autoinmunes del tipo hipertiroidismo autoinmune o enfermedad de Graves-Basedow.

Ante esto comentar que podemos evidenciar en la práctica clínica que las enfermedades tiroideas e intestinales coexisten de tal manera que la tiroiditis de Hashimoto y la enfermedad de Graves muy a menudo van de la mano con la enfermedad celíaca y la sensibilidad al trigo no celíaca.

En resumen:

Para entenderlo de una manera simple sería:

  • Si la barrera intestinal está dañada aumenta la permeabilidad intestinal, así hay una entrada mayor al torrente sanguíneo de antígenos y disruptores endocrinos (que aquí no vamos a hablar de ellos pero tienen mucho que decir también en esta patología) haciendo que el sistema inmunológico se active o reaccione de forma cruzada.
  • Antes de la permeabilidad intestinal hemos de haber tenido una disbiosis previa que nos ha llevado a esa alteración, bueno pues con una disbiosis, pasa lo anterior existe una influencia negativa sobre el estado inflamatorio e inmunológico.
  • Pero además, la composición de la microbiota intestinal influye en la disponibilidad de micronutrientes esenciales para la glándula tiroides
    como el yodo, el hierro, y el cobre, que son esenciales para la síntesis de la hormona tiroidea, y del selenio y el zinc necesarios para la
    conversión de T4 a T3 en los tejidos, además de una disminución de la vitamina D (prohormona) necesaria para el sistema inmune.

Y ahora es cuando finalizo el artículo diciendo, que esto es algo de lo que sabemos hasta la fecha, sin explicar los mecanismos de autoinmunidad que se generan y cómo actúan a nivel tiroideo, que puede ya liar demás, pero dónde no me gustaría que os liaran es en el tipo de tratamiento de esta patología tan fastidiada, y recuerda, no todo vale, hay que trabajar cada caso específico bajo un equipo médico y nutricional para tu caso en concreto.

BIBLIOGRAFÍA

1- Hanieh-Sadat Ejtahed, Pooneh Angoorani, Ahmad-Reza Soroush, et Al., Our
Little Friends with Big Roles: Alterations of the Gut Microbiota in Thyroid Disorders.
Endocrine, Metabolic & Immune Disorders – Drug Targets, Volume 20 , Issue 3 ,
2020, DOI : 10.2174/1871530319666190930110605
2- Knezevic J, Starchl C, Tmava Berisha A, Amrein K. Thyroid-Gut-Axis: How Does
the Microbiota Influence Thyroid Function? Nutrients. 2020 Jun 12;12(6):1769. doi:
10.3390/nu12061769. PMID: 32545596; PMCID: PMC7353203.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies